Las verrugas de la gente mayor

Las verrugas de la gente mayor

Con la edad aparecen las llamadas queratosis seborreicas.

Con la edad aparecen las llamadas queratosis seborreicas.

Si has pasado los cuarenta, ya te tocan

De entre los múltiples signos cutáneos que señalan la madurez física, podemos, en este tema, señalar dos de ellos que son muy característicos. El signo rey lo constituyen las arrugas de la piel. Preparados comerciales de farmacia y de cosmética, clínicas y esteticistas existen en profusión, y es tema que  nosotros consideramos como ajeno a nuestros esfuerzos. A la inmensa mayoría de los dermatólogos no nos complace que nos consulten por arrugas. Disponéis de múltiples sitios donde acudir.

Verrugas o queratosis seborreicas

El otro gran signo cutáneo de madurez es la verruga seborreica. Si ya te ha aparecido la primera, ¿sabes que tu piel es consciente de que ha llegado a la madurez? A su madurez, la de la piel, y a la tuya. (No te inquietes, durante largos años seguirá tu piel ejerciendo con eficiencia su efecto cubriente y protector). Una vez bien formada, la verruga seborreica es una tumoración cutánea, más o menos oscura, de superficie ligeramente grasienta, a veces lisa, pero a menudo con superficie tipo coliflor. Son benignas en este momento y siempre. Los pacientes se sienten tranquilos cuando se les explica que no son malas ni pueden volverse malas. No se contagian, existen familias con mayor tendencia a sufrirlas, y constituyen un síntoma más del fotoenvejecimiento cutáneo, aunque hayamos visto  a abuelos con el tronco lleno de ellas, que nunca en su vida habían expuesto esta piel al sol. Están formadas por queratinocitos, la parte más superficial, el 90% de las células, de la piel.  Cuando empiezan a formarse aparecen como manchas sin casi relieve.

Untuosas

Este tipo de verruga puede aparecer en la cara, en el cuero cabelludo o incluso en el tronco.

Este tipo de verruga puede aparecer en la cara, en el cuero cabelludo o incluso en el tronco.

Es una de sus principales características. Cuando aparecen en la cara se pueden confundir con los queratomas actínicos, o costras de sol, que ya constituyen un inicio superficial de cáncer. Pero éstos son de superficie  áspera, rugosa al tacto, algo costrificada. En las verrugas, el dedo resbala fácilmente por su superficie discretamente grasienta. Unas y otras aparecen en la cara, en la frente, en las sienes, donde ha incidido el sol, durante toda la vida, cada vez que se ha salido a la calle, a una galería, a un patio interior.

Causa

Se desconoce. Incluso en los casos con gran componente familiar, sus miembros no habían tenido ninguna a los 20 años.

Más síntomas de ellas

Están localizados en la cara, el tórax, los hombros, la espalda u otras áreas.

Son indoloras, pero pueden inflamarse y provocar picor. Las verrugas seborreicas inflamadas pueden tener mal aspecto, tanto al ojo desnudo como al microscopio, dispuestas en cortes finos y teñidos de una biopsia.

Son en su mayoría morenas, marrones o negras. Tienen una superficie plana ligeramente elevada.

Tienen el aspecto de estar adheridas encima de la piel.

En algunas ocasiones las verrugas seborreicas pueden mostrar un aspecto amelonado.

En algunas ocasiones las verrugas seborreicas pueden mostrar un aspecto amelonado.

¿Qué hay que hacer con ellas?

Parafraseando el juego del ajedrez en el que se afirma que “pieza tocada, pieza jugada”, en el caso de la estos frecuentes tumores benignos de la piel nosotros mantenemos la sentencia que “verruga seborreica consultada, verruga seborreica eliminada”. Sí, así es. Cuando está plenamente formada, el paciente que consulta es mayor, conoce mucho, sabe lo que quiere y lo que no quiere. Acuden a visita porque desean no tenerlas más. Saben perfectamente que no presentan ningún peligro. (Sus abuelos y su tía Margarita tenían la cara llena de ellas, y sobrepasaron de largo los noventa). Es muy posible que un aparente rechazo inicial a la eliminación de la misma sea debido a un oculto miedo a la aguja de la anestesia. Recuerdo muy  bien los escasos pacientes que realmente sólo requerían asegurarse de la benignidad del tumorcito, y que querían morir  con las verrugas seborreica puestas; quizá permitieron que yo montara la jeringuilla con la anestesia preparada, pero no se dejaron pinchar con ella. Ni sólo acercarme. Aparte de estos pocos casos, todos los demás quieren que se les trate.

Tratamiento.

No hay pomada, ni crema. Nosotros las electrocoagulamos. Queda una quemadura superficial que cura en 7-10 días. Deviene una mancha rosada, que,  los tres meses, se torna blanquecina, un poco más pálida que la piel circundante.

Dr. med. Prof. Francesc Grimalt
Grimalt Dermatologia
www.grimalt.net

2017-09-14T10:01:25+00:00