El sol provoca la aparición de lunares y aumenta el riesgo de cáncer de piel

El sol provoca la aparición de lunares y aumenta el riesgo de cáncer de piel

Cancer de pell. Dr. Grimalt

Cancer de piel. Dr. Grimalt

Un grupo de investigadores de nuestro Hospital Clínic de Barcelona han analizado el efecto preventivo de las barreras físicas y protectores solares en la aparición de les lunares atípicos (nevus displásicos) y en el riesgo posterior de desarrollar cáncer de piel.

Los nevus displásicos son lunares benignos que, si no se tratan, pueden convertirse en los temidos melanomas, uno de los tipos más mortales de cáncer conocido. A mayor número de nevus, mayor es el riesgo de melanoma (cáncer de piel de las células melanocíticas).

El equipo de investigación, dirigido por Cristina Carrera, del Hospital Clínic de Barcelona, examinó 23 nevus de 20 pacientes voluntarios de los hospitales cercanos. La mitad de los lunares estudiados estaban en zonas cubiertas por ropa o por protector solar y la otra mitad se encontraba expuesta a los rayos UV.

Los investigadores observaron que los cambios clínicos después de la exposición a la radiación UV incluía un aumento de la pigmentación, la aparición de descamación y eritema cambios que pueden asociarse al desarrollo precoz de melanoma.

Los resultados mostraron que tanto las barreras físicas como los protectores solares reducen de forma eficaz la aparición de estos signos de sospecha de cáncer de piel.

“Tanto las barreras físicas como las cremas protectoras solares pueden prevenir parcialmente los efectos de UV-B sobre los lunares. Pero los efectos de la radiación UV subclínicas, no siempre van asociados a unos cambios visibles,  y estos cambios pueden desarrollarse incluso después de la protección solar”, escribieron la Dra. Carrera y sus colegas.

En la conclusión del estudio los investigadores afirman “Los protectores solares no son tan eficaces como las barreras físicas en la prevención de los efectos inflamatorios inducidos por la radiación ultravioleta”.

Por lo que la recomendación parece evidente, debemos cubrir nuestro cuerpo siempre que sea posible con ropa y en las zonas donde resulta imposible utilizar protectores solares de amplio espectro.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 08 de mayo de 2013 de la revista dermatológica on-line JAMA.

Para leer el artículo: pinche aquí

Ramon Grimalt
Grimalt Dermatologia

2017-09-14T11:04:21+00:00