Cuidado con el láser de depilación si has tomado el sol

Un efecto poco conocido e indeseado de la depilación con láser son las quemaduras que se pueden producir con la piel bronceada.

El objetivo del láser para depilación son las células del pigmento (melanocitos) que se encuentran en la raíz del pelo. El mecanismo de acción del láser es utilizar el tallo del pelo como si fuese una fibra óptica para conducir la luz hasta su destino. El haz de luz entra hasta la raíz utilizando esta autopista que es el tallo y reacciona y explota en el lugar donde se encuentra el pigmento. Este es el motivo por el que esta técnica resulta tan poco eficaz en pelo blanco.

En el momento en que la persona esta bronceada, la capa de melanocitos situada entre la dermis y la epidermis es más oscura por la activación provocada por el sol.

El resultado es que se obstruye el paso a la luz y se produce el efecto contrario al buscado. No se llega a la raíz del pelo, el haz de luz explota a medio camino y el láser destruye el bronceado de la persona en lugar de eliminar el pelo.

Por ello, la recomendación, muy pertinente en estos días, es evitar una sesión de láser si las piernas han recibido radiación solar y están bronceadas. No solo no será eficaz, sino que producirán marcas conocidas como hipo pigmentación transitoria como la que refleja la imagen y que resultan muy llamativas y antiestéticas.