Blanqueamiento anal y vaginal: una nueva moda en Estados Unidos

El blanqueamiento genital está cada vez más de moda.

El blanqueamiento genital está cada vez más de moda.

El blanqueamiento anal y vaginal, es un nuevo tratamiento estético muy demandado en Estados Unidos y se está extendiendo rápidamente por Europa.

Anteriormente lo solicitaban exclusivamente profesionales del sexo, pero actualmente estamos viendo cada vez más personas que piden información sobre este tipo de tratamiento.

¿En qué consiste?

En blanquear la zona anal y vulvar para intentar alcanzar un color rosado, que recuerda más a los genitales de la juventud.

¿Cuáles son las causas del oscurecimiento de la zona genital?

En general el color de los genitales es debido a tendencias raciales y es mucho más marcados en personas de fototipos altos, sujetos de raza negra o mulatos.

Otros factores pueden influir en el oscurecimiento de la zona de forma menor

– irritaciones y traumatismos repetidos
– usar prendas ajustadas
– mantener una mala higiene (sobre todo por el hierro de la menstruación)
– predisposición genética
– cambios hormonales
– envejecimiento cutáneo
– embarazos
– exposición solar de los genitales

La zona de los labios mayores en general es la que se pigmenta de forma más marcada

La zona de los labios mayores en general es la que se pigmenta de forma más marcada

¿Que tratamientos estéticos hay para blanquear la zona?

Existen distintas opciones terapéuticas:
Blanqueamiento con láser o IPL blanqueador, que resulta relativamente indoloro y blanquea la zona en pocas sesiones.

Cremas de aplicación personal, que contienen substancias despigmentantes de la familia de la hidroquinona o del ácido kójico.

Combinaciones de peelings, que suelen combinar ácido salicílico y ácido glicólico. El uso de estos productos quema la capa superficial de la piel, que forma una costra y se cae al paso de los días.

¿Se puede prevenir el oscurecimiento de la zona genital?

Se recomiendan las siguientes medidas para evitar el oscurecimiento de la zona genital:

– Evitar usar prendas ajustadas , ya que el roce estimula la hiperpigmentación.
– Usar tampones vaginales durante la menstruación, para que la zona no esté en contacto con la sangre, puesto que puede empeorar el oscurecimiento.
– En caso de usar compresas durante la menstruación, limpiarse frecuentemente con toallitas húmedas.
– En la mayor parte de los casos el oscurecimiento de la zona anal o genital es racial y depende más de la predisposición individual de la persona que no a mala higiene o a malos hábitos de vestir.

Complicaciones:

El utilizar láseres o cremas despigmentantes en la zona anal y genital en general no conlleva complicaciones médicas.

Pero las heridas ocasionadas por una mala aplicación del tratamiento puede provocar un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Si ya con la eliminación del vello genital los dermatólogos hemos podido observar un aumento alarmante de las enfermedades de transmisión sexual (clique para leer el artículo completo), con esta técnica donde no sólo se elimina el vello sino también parte de la piel, el riesgo presumiblemente va a ser mucho mayor.

También pueden aparecer infecciones de la propia zona por el contacto de las heridas provocadas por un tratamiento agresivo con los restos de las propias heces y orina.

También resulta habitual observar hiperpigmentaciones post inflamatorias. El propio tratamiento blanqueador al ser un poco agresivo puede provocar que la inflamación que éste provoca al cabo de un tiempo se convierta en una nueva hiperpigmentación. Esta situación es parecida a la que a menudo se observa al tratar el Melasma (pigmentación de la cara en mujeres por motivos hormonales) con láser. A menudo el melasma mejora con el láser pero habitualmente vuelve a pigmentar.

Los láseres modernos eliminan de forma selectiva el pigmento sin casi dañar la piel

Los láseres modernos eliminan de forma selectiva el pigmento sin casi dañar la piel

El consejo dermatológico es dejar las zonas intimas tranquilas y no utilizar sistemas agresivos de blanqueamiento que no sólo no resultan muy eficaces sino que no son exentos de riesgo.

Si uno blanquea la zona es probable que tenga intención de poder mostrarla y es plausible que ello comporte una aumento de su vida sexual. Esta de entrada podría ser una buena noticia pero si el aumento de su actividad sexual va asociada a un aumento del número de parejas, el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual serà proporcional al número de compañeros sexuales.

Dr. Ramon Grimalt
Grimalt Dermatologia

2017-11-07T16:18:21+00:00