Tratamiento de la calvicie en la mujer

María Rosa se quedará calva

María Rosa se despierta. El sueño se ha ido, y el miedo ha vuelto, el miedo a quedarse calva. Nota una caída profusa y abundante de pelo. Encuentra puñados de pelo en el lavabo, también en encuentra en la bañera, que le atascan el agujero del desagüe, los encuentra durante todo el día encima de los hombros, y al pasar el cepillo, hay pelo por toda la casa . Es evidente que se quedará calva.

– “¡Oh no, no puede ser, sí me quedaré calva!” –

La caída de cabello en la mujer puede llegar a provocar una verdadera alopecia.

La caída de cabello en la mujer puede llegar a provocar una verdadera alopecia.

Baja de la cama, recoge todos los cabellos que encuentra en la almohada. Hay muchos, hacen un buen manojo. Los cuenta, hay doce. Parecía que tenían que haber muchos más. Tiene un miedo atroz a quedarse calva. Coge con dudas el cepillo del cabello. Se queda un momento con el brazo derecho alzado, con el cepillo en la mano, a la altura de la cara. No se atreve a empezar por que teme lo que puede pasar. Tiene el terror de si se encontrará con el cepillo lleno de pelo, tal como ocurrió ayer, y antes de ayer, y tal como ocurrirá mañana, y pasado mañana, hasta que no podrá cepillar porque no quedará ni un pelo mas en la cabeza. Pero una fuerza poderosa le obliga a hacerlo, como el ritual ineludible de los pasos lentos que un condenado debe hacer para acercarse a las manos de un verdugo. Lo hace con suavidad y muy despacio, con el fin de retrasar el momento forzoso comprobar que el cepillo se ha llenado de pelo. Se hará unas pasadas delicadas, como si fuera a cepillar por primera vez el cabello de un bebé, de su primer hijo. Hay, hay muchos pelos en el cepillo, los cuenta, veintitrés, recoge trémula estos pobres cabellos muertos y caídos, que junta el manojo de los de la almohada. No los tira no, sino que los guarda dentro de una bolsa de plástico.

– “¡Me volveré calva !. Las hay mujeres calvas. ¡Pero no puede ser, a mí no me puede suceder esto !. Es terrible que una mujer se vuelva calva. En un hombre, mira, puede pasar, hay muchos hombres calvos. Pero es que yo no me puedo volver … yo no quiero perder mi pelo, me hace falta ir al médico. Iré al dermatólogo hoy mismo “. Estoy desesperada, no, no quiero ser calva. Debe haber alguna solución para esto “.

Mientras se ducha, sin enjabonarse la cabeza, y procurando que el agua no le toque el cabello, las lágrimas se le juntan al agua que cae. El mundo va girando y haciendo su curso, indiferente a su gran preocupación. Cada segundo se muere alguien, alguno de ellos calvos, y otros no.

Así comenzaba el capítulo 1 del libro “Salvemos la Piel “que escribimos a 4 manos Francesc y Ramon Grimalt hace ya varios años.

Esta semana hemos publicado una revisión sobre el tratamiento de la alopecia femenina en una revista altamente especializada.

Algunas mujeres muestran signos claros de calvicie en el cuero cabelludo.

Algunas mujeres muestran signos claros de calvicie en el cuero cabelludo.

Se trataba de comparar la eficacia del Finasteride versus el Dutasteride en el tratamiento de la alopecia femenina. En este estudio dimos indistintamente tratamiento durante tres años a un grupo de 3500 mujeres que consultaban por este problema.

Posteriormente un grupo de investigadores teníamos que valorar de forma ciega (sin saber qué medicamento habían tomado las señoras) en qué imágenes clínicas la mejoría era más evidente.

El estudio demuestra que tanto el finasteride como el Dutasteride resultaron eficaces en mejorar la pérdida del cabello en las mujeres con pequeñas diferencias por franjas de edad.

 

Francesc y Ramon Grimalt
Grimalt Dermatología
www.grimalt.net

 

Puede leer el artículo completo aquí
Puede descargar el PDF del artículo aquí Finasteride Dutasteride FAGA

2017-10-18T17:26:17+00:00