¿Sirven las cremas antiarrugas?

Existen muchas formas en medicina de comprobar si los tratamientos funcionan o no.

A menudo, realizamos ensayos clínicos con doble ciego. Ni el médico ni el paciente saben si reciben el tratamiento activo o el tratamiento falso (placebo).

En dermatología existe un sistema muy eficaz para desmentir o corroborar la eficacia de una crema o loción.

Imagínese una mujer que se aplica en la barriga una crema antiestrías durante su embarazo y a los 9 meses no tiene ninguna estría. La pregunta obvia es: ¿es gracias a la crema? o quizás ¿las estrías no habrían aparecido…?

Para responder a esta pregunta la ciencia (digo ciencia no el marketing) tiene una solución muy simple: convenzamos a 10 embarazadas a aplicarse crema en media barriga y un pecho y nada en la otra media barriga y otro pecho durante todo el embarazo.

¿Quieren saber la respuesta?

¿O ya la intuyen?

Efectivamente hasta el día de hoy no tenemos a ninguna mujer que se haya estriado exclusivamente en la zona donde no se aplicaba la crema. Algunas se estriaron en ambos lados otras en ningún lado.

Dejo a ustedes la reflexión.

Con las cremas antiarrugas el mensaje es el mismo.

¿Si yo no puedo saber qué aspecto tendrá mi cara a los 70 años como puedo saber si una crema que llevo usando desde los 50 tiene o no eficacia?

¿Me tengo que fiar del marketing? ¿De los vendedores? ¿Del precio de la crema?.

¡¡¡¿¿Alguien se lo cree??!!!

Ya se pueden imaginar que el mismo sistema usado para comprobar si las cremas anti estrías funcionan también se puede usar en la cara cuando el interés es científico y no monetario.

Imagínese que convencemos a 10 señoras que usen una crema antiarrugas de las actuales, con los famosos antioxidantes, durante un año en mitad de la cara y en la otra mitad no usen nada. (y no digo 7 días o 3 meses, durante un año entero).

¿Creen que seremos capaces de evidenciar ninguna diferencia entre una y otra mitad?.

Hasta hoy, el único factor que se ha demostrado determinante en el envejecimiento es el sol. Huya del mismo y envejecerá mejor.

La reflexión viene por si sola.

Tendremos unos meses complicados para la economía familiar.

Gasten su dinero en cosas útiles.

 

Bibliografia:

Ud-Din S, McGeorge D, Bayat A. Topical management of striae distensae (stretch marks): prevention and therapy of striae rubrae and albae. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2016 Feb;30(2):211-22.

Hague A, Bayat A. Therapeutic targets in the management of striae distensae: A systematic review. J Am Acad Dermatol. 2017 Sep;77(3):559-568.e18.

Bonté F, Girard D, Archambault JC, Desmoulière A. Skin Changes During Ageing. Subcell Biochem. 2019;91:249-280.

2021-01-11T10:25:29+00:00