Primavera de garrapatas

Durante estas ultimas semanas, hemos visto una invasión de garrapatas en el campo con la consecuente proliferación de pacientes que acuden a nosotros con el parasito adherido al cuerpo.

Si vuelves del campo y te encuentras una garrapata enganchada en la piel ¿como tienes que actuar?

Existen muchos remedios en la cultura popular; desde rociarlas con gasolina, vaselina, agua oxigenada o esmalte de uñas, a quemarlas con un cigarrillo, aplicar anestesia local para que se duerman, extraerlas con una biopsia, voltear al contrario de las agujas del reloj o a favor de ellas según versión, frotar con ajo, etc…

Ninguno de estos sistemas tiene sentido y lo más recomendable es eliminarla mediante una tracción suave con una pinza.

Es importante minimizar el traumatismo que generemos sobre el parásito para evitar regurgitación de material del tubo digestivo, lo que se asocia con una mayor tasa de complicaciones infecciosas (algunos de los patógenos se concentran precisamente ahí), y esto se consigue mediante unas simples pinzas finas y sin dientes, realizando una tracción perpendicular a la piel, suave y mantenida, para posteriormente aplicar un antiséptico local.

En el caso que queden restos del parasito pegados a la piel y no se consiguen desenganchar, puede resultar útil un punch, la extracción quirúrgica con una herramienta con forma redonda que hace agujeros, también llamada popularmente sacabocados. Sería la extirpación de un pequeño pedazo de piel con garrapata incluida.

Más información en el Blog de la doctora Rosa Taberner.