La inteligencia artificial resulta eficaz para la dermatitis atópica

Gracias a un proyecto desarrollado por Legit.Health, una compañía con sede en Bilbao que implementa tecnología que permitirá a investigadores una gestión mucho más eficaz de los diagnósticos en ensayos clínicos. He intervenido en este proyecto como asesor médico y científico para validar los resultados de los trabajos que tienen como objetivo mejorar la precisión del ASCORAD.

El ASCORAD es un mecanismo creado por el European Task Force on Atopic Dermatitis que usamos los dermatólogos para dar una puntuación de intensidad o gravedad en la dermatitis atópica. El médico debe analizar diferentes parámetros de la enfermedad, en este caso de un niño, para dar un número. Sería un equivalente a la medida de la presión arterial a la que se adjudica un valor.

En enfermedades de la piel resulta complicado otorgar un valor porque hay que calcular el área corporal afectada, si la afectación de la piel es poca o mucha o si el paciente sufre poco o mucho picor. Es un proceso lento y en ocasiones poco preciso. Pero es el método de que disponemos para valorar la evolución de una enfermedad y decidir si el paciente necesita un tratamiento sistémico (oral) o tópico (cremas).

A través de este proyecto se ha conseguido crear por primera vez en la historia un sistema de inteligencia artificial que se encarga de este trabajo. Estamos muy satisfechos de los resultados que permitirán ensayos clínicos y diagnósticos más precisos.

Las conclusiones se han publicado en una importante revista científica de impacto: JID Innovations: Automatic SCOring of Atopic Dermatitis using Deep Learning (ASCORAD): A Pilot Study.