Herpes si, pero ¿Cual?

Una fotografía publicada en nuestro canal de Twitter ha recogido más de 13.000 impresiones reflejando la preocupación y las dudas que generan determinadas patologías. Y como algunas acostumbran a ser poco habituales por su ubicación, se hacen necesarias unas aclaraciones.

La mayoria de diagnosticos dermatologicos se hacen a partir de la topografia, la localización en el cuerpo. Las enfermedades en zonas concretas acostumbran a ser siempre iguales. Y si alguna persona tiene una dolencia habitual en una zona del cuerpo, lo habitual es que sea la misma.

Una de ellas es el herpes simplex también conocida como fiebre o pupa y que acostumbra a aparecer en el labio. Quien lo ha sufrido una vez suele ver su aparición en la misma zona. Presenta tipicas vesiculas agrupadas o arracimadas sobre una piel enrojecida y con una sensación de quemazón.

En ocasiones, sin embargo, el herpes simplex puede aparecer en otras ubicaciones como el cuello. En este caso el diagnóstico es mucho más dificil porque la localización puede confundir al dermatólogo y pensar que se trata de un herpes zoster

El zoster es una enfermedad herpética, que afecta a la piel pero no a las mucosas. Es muy típica en el tronco y se denomina la culebrilla cuando afecta a la zona de las costillas y se extiende como un semi-cinturón desde la columna hasta el vientre porque siempre es de forma unilateral, en un solo lado sin afectar al otro.

Cuando aparece un herpes simplex en una zona no mucosa, resulta difícil su diagnostico ya que se puede confundir con un zoster. Y es importante para los dermatólogos tener en cuenta esa circunstancia, que los herpes pueden cambiar caprichosamente de lugar, ya que el tratamiento es distinto para cada uno de los casos.