Existen muchos tipos de verrugas, pero quizás la que más interés despierta en nuestros pacientes es la verruga seborreica. En realidad es un signo cutáneo de madurez. (Si ya te ha aparecido la primera no te inquietes, durante largos años seguirá tu piel ejerciendo con eficiencia su efecto cubriente y protector). Una vez bien formada, la verruga seborreica es una tumoración cutánea, más o menos oscura, de superficie ligeramente grasienta, a veces lisa, pero a menudo con superficie tipo coliflor.

Son benignas en este momento y siempre. Los pacientes se sienten tranquilos cuando se les explica que “no son malas ni pueden volverse malas”. No se contagian, existen familias con mayor tendencia a sufrirlas, y constituyen un síntoma más del fotoenvejecimiento cutáneo (aunque hayamos visto a abuelos con el tronco lleno, que nunca en su vida habían expuesto esta piel al sol). Cuando empiezan a formarse aparecen como manchas sin casi relieve. Están localizadas en la cara, el tórax, los hombros, la espalda u otras áreas. Son indoloras, pero pueden inflamarse y provocar picor.

No hay tratamiento de pomada o crema que realmente funcione. En la consulta, las electrocoagulamos. Queda una quemadura superficial que cura en 7-10 días. Deviene una mancha rosada, que,  alos tres meses, se torna blanquecina, un poco más pálida que la piel circundante.

Divulgación

Grimalt Dermatología tiene una gran implicación en actividades académicas y divulgativas. No sólo con la participación en numerosos congresos y eventos científicos y en libros y publicaciones indexadas. También contamos con una destacada presencia en medios de comunicación. Pulsa en los siguientes enlaces para conocer nuestra actividad.

Entrevistas en prensa
Televisión y Congresos
Radio
Libros
Publicaciones científicas
Blog