Cabellos y deporte, rompiendo mitos

Cada día hay más personas que practican deporte de manera habitual, y así hay más gente que necesita lavarse los cabellos todos los días. A menudo asociamos el hecho de lavarse la cabeza con la caída de cabellos, y nos preguntamos si los productos que usamos para ello nos pueden perjudicar la salud.

 Falsos mitos

A continuación analizaremos una serie de falsos mitos sobre consultas relacionadas entre cabello y deporte:

. Frente a una acentuada caída de cabello muchos deportistas se lanzan a adquirir productos milagrosos para hacer crecer el cabello. No caigas tú en este error. Si se te cae el cabello, consulta con un dermatólogo, que te aclarará cuál es el motivo de esta caída y te recomendará el oportuno tratamiento si lo hay.
. El cabello no se cae por el hecho de lavarlo todos los días, o por utilizar secador, lacas o fijadores. Un exceso de productos químicos puede llegar a quemar el cabello, pero no provocará que éste se caiga.
. Puedes usar gorras o cascos cuando practiques tu deporte favorito, porque esto tampoco causa la caída de tu cabello.
. Puedes nadar tranquilamente sin gorro en la piscina o en el mar. Ni el cloro ni la sal afectan la salud de tus cabellos, aunque sí pueden modificar su aspecto.
. Si quieres teñirte el cabello, esto no provocará que te vuelvas calvo. Es importante recordar que los productos cosméticos no pueden atravesar la piel del cuero cabelludo, y al no poder alcanzar la raíz del pelo, no pueden afectar su salud.
. No se puede evitar que el cabello se caiga por el hecho de cortarlo con mayor frecuencia.
. No es cierto que el cabello blanco no se caiga.

¿Por qué hay épocas del año en que el cabello se cae más?

Los gorros, el cloro, la sal no perjudican la salud del cabello ni provocan que caiga mas.

Los gorros, el cloro, la sal no perjudican la salud del cabello ni provocan que caiga mas.

De una forma parecida a lo que sucede con has hojas de los árboles y con el pelo de los animales, el cabello humano se cae más con la llegada del otoño, y esto se produce con independencia de que se practique más o menos deporte. De hecho, esta caída de cabello forma parte de nuestra herencia como animales de la familia de los mamíferos. Los dermatólogos insistimos en que esto es el proceso normal de renovación del cabello, que vuelve a crecer espontáneamente transcurridos unos meses sin ayuda de vitaminas ni lociones anticaída.

Hay épocas del año en que el proceso de cambio de cabello es más intenso que en otras épocas. Si bien algunas especies mudan su pelo totalmente una vez al año, en el caso de los humanos esta «muda» es progresiva. De cada 100 cabellos que tenemos, siempre hay de un 12 a un 15% de cabellos en fase de recambio, de modo que podemos tardar unos 4 años en renovar completamente nuestra cabellera.

Tres meses en caerse

Esta caída aleatoria (que evita las calvicies localizadas) sólo tiene una excepción: los recién nacidos. A los tres o cuatro meses de nacer, los recién nacidos pierden prácticamente todo el vello inicial que les cubría su cabeza, para dejar paso al pelo nuevo. A partir de aquí su cuero cabelludo se irá repoblando de forma aleatoria durante toda la vida, aunque los pelos muertos no se caigan de forma inmediata: cuando los vemos en el lavabo o en la almohada, llevaban muertos en la cabeza desde hacía tres meses antes.

Por esta razón , el hecho de que esta pérdida resulte más evidente en otoño tiene que ver con el ciclo de nacimiento y crecimiento del cabello. En general, el pelo muere en primavera, pero no se caerá hasta tres meses más tarde. Y no hay que olvidar que cuando un pelo se cae, ello es debido a que otro nuevo lo empuja, creciendo desde abajo.

Cabe precisar que en los últimos años, y coincidiendo con el cambio climático, hemos observado que la muda se avanza un poco, en los meses de agosto-septiembre.

¡No es una pérdida, sino una renovación!